Cuando se pone en marcha una normativa debe tener en cuenta las peculiar singularidad del contexto de destino y la aprobación de las partes implicadas. La Ley 39/2015 y la normativa europea exigen información pública y audiencia interesados. Sea en materia de pastos, identificación animal, desarrollo rural, sanidad animal, reintroducción de especies o conservación de la naturaleza.

La inobservacia de la norma conlleva a la frustración de los perjudicados que deben de abandonar sus prácticas ancestrales sin entender lo que está pasando y finalmente al fracaso de éstas políticas.

Alertar de la situación por la que se está pasando en la ganadería de vacuno con las nuevas

políticas contra Tuberculosis Bovina es lo que pretendo.

* Foto: "Los Valhondos" Obejo (Córdoba)